Conozca al Gran Maestro G. Sean Metroka

Miembro de varias logias al pie de la Sierra, el Gran Maestro G. Sean Metroka explica cómo sus experiencias pasadas influyen en sus puntos de vista sobre la masonería y lo que él ve como el futuro de la fraternidad.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en email

El viaje por Grand Line suele durar cuatro años y culmina con un mandato como Gran Maestro de los Masones, en caso de ser elegido. Pero para el recién instalado Gran Maestro G. Sean Metroka, fue más como toda una vida en la Masonería antes de este momento. 

Gran Maestro G. Sean Metroka

Metroka, miembro de varios albergues al pie de la Sierra, incluidos nevada nº 13, fue iniciado por primera vez en la Masonería en Montaña de la Mesa No. 124 en Paradise en 1979, como su padre antes que él. Pero dice que su celo por la fraternidad se remonta aún más atrás, en su infancia pasada en De Molay, donde ascendió hasta convertirse en consejo maestro de su capítulo y división. Con sólo 21 años, se convirtió en asesor del capítulo de adultos del grupo y años más tarde ayudó a lanzar el Northstar capítulo en la ciudad de Nevada. En total, ha recibido los más altos honores de la orden, incluido el título de Caballero, la Cruz de Honor y la Legión de Honor DeMolay, y en 2018 recibió el Premio de Apoyo Juvenil del Gran Maestro. 

Después de más de 30 años en la Infantería de Marina de los EE. UU. y una segunda carrera como funcionario ejecutivo del tribunal superior estatal del condado de Nevada, Metroka ha estado profundamente involucrado en la masonería, sirviendo como maestro de logia para Nevada No. 13, Armonía nº 164, y como subsecretario de Mountain Range No. 18, así como en varios puestos distritales y estatales en la fraternidad y en varias juntas y comités de la Gran Logia. Aquí, el nuevo gran maestro explica cómo sus experiencias pasadas influyen en sus puntos de vista sobre la masonería y lo que ve como el futuro de la fraternidad. 

Francmasón de California: Tengo entendido que sirvió en la Infantería de Marina durante 32 años, incluso en Irak y Kuwait. ¿Qué te hizo querer alistarte en el ejército? 
Gran Maestro G. Sean Metroka: Decidí hacer el ejército porque quería ser piloto; Quería volar. Y mi padre, que estuvo en el ejército en Corea en los años 50. Siempre me animó a considerar el ejército porque lo amaba mucho. Entré en la Infantería de Marina porque tenía un reclutador astuto. Tenía muchas ganas de unirme a la Fuerza Aérea. Pero cuando aprendí más sobre la Infantería de Marina, tomé esa decisión. Serví la mayor parte de mi tiempo como oficial de artillería. Me enviaron a Irak dos veces, y me movilizaron y enviaron a Kuwait en 2002 para ayudar a planificar la invasión, y luego, cuando invadimos, entré a Irak en 2003 y regresé en 2006.  

CFM: Y creciste en el Paraíso, ¿correcto? Debes haber estado preocupado durante los incendios allí. 
Metroka: Estaba muy preocupado por Table Mountain Lodge cuando el Camp Fire destruyó esa ciudad, no sólo por mi conexión con el albergue, sino porque todavía tenía familia viviendo allí. Mi madre perdió su casa. Mi hermano y su esposa perdieron su casa y sus negocios. Tres días después de que se produjera el incendio, otro masón y amigo mío, que trabajaba para el gobierno en ese momento, pudo llevarme a la ciudad para evaluar la devastación, y me sentí muy feliz de poder conducir hasta Table Mountain Lodge y ver que sigue en pie. 

G. Sean Metr
G. Sean Metroka es instalado como Gran Maestro de los Masones de California.

CFM: Actualmente te desempeñas como maestro de Harmony Lodge No. 164 en Sierra City, además de ser Gran Maestro. ¿Cómo es hacer malabarismos con esos dos trabajos?  
Metroka: Si tan sólo fueran dos. (Riendo) Realmente es mucho más, pero esa es otra historia.  

CFM: ¿Qué es lo que más aprecias de ese albergue? 
Metroka: Hay muchos aspectos de los albergues a los que pertenezco que son únicos, casi pintorescos, que realmente disfruto. Sierra City es una ciudad de 225 habitantes; en realidad es demasiado pequeña para sostener una logia masónica. Pero nos encanta ese albergue porque es pequeño. Todos viajamos desde una distancia de hasta dos horas y media. Y cuando llegamos allí, sentimos como si retrocediéramos en el tiempo. El edificio es antiguo; fue construido en 1863. Hace un poco de humedad. No tiene calor. Apenas tiene luz eléctrica. Pero en cierto modo nos recuerda a una época en la que la masonería apenas comenzaba en California. Y creemos que vale la pena preservarlo.  

CFM: Tu padre también era masón, ¿verdad?  
Metroka: Sí, el era. Pero la verdadera razón por la que estaba ansioso por unirme a la masonería fue la influencia de los asesores de DeMolay que me guiaron. Hubo muchos hombres que no tenían hijos en el capítulo que dieron su tiempo, energía e interés a los jóvenes que eran miembros y yo quería ser como ellos. Eso fue lo que realmente me impulsó.  

CFM: Y desde entonces has estado muy involucrado con las órdenes juveniles. 
Metroka: Tengo. De hecho, casi desde el momento en que fui criado como Maestro Masón, el consejo asesor del capítulo me nombró asesor del capítulo. Tenía solo 21 años, lo cual era demasiado joven para ser un asesor de capítulo eficaz. Solo lo hice por un corto tiempo porque poco después entré en servicio activo en la Infantería de Marina. Pero cuando mis hijos tuvieron edad suficiente para unirse a DeMolay, me uní al maestro de Nevada No. 13 y a varios otros DeMolays mayores y fundé un nuevo capítulo en la ciudad de Nevada. Y sigo hasta el día de hoy siendo asesor de ese capítulo. 

Haciendo brillar la luz de la masonería por G. Sean Metroka

CFM: Su tema para el año es “Compartir la luz de la masonería”. ¿Qué significa eso?
Metroka: Creo que es importante que nuestra fraternidad sea más conocida y comprendida, no sólo en nuestro estado, sino en todo el mundo. Y creo que si ayudamos a la gente a comprender realmente qué es la masonería y por qué es algo bueno, podremos hacer más bien y más personas buenas vendrán a nosotros en busca de membresía.  

Primero que nada, quiero completar la implementación de nuestro Plan de Fraternidad 2025. Los tres pilares del plan apoyan directamente este tema. También quiero que cambiemos la forma en que nuestras logias interactúan con nuestra juventud masónica. Cuando yo era miembro de DeMolay, todos nuestros asesores eran masones. Ahora bien, muy pocos de nuestros asesores son masones; en su mayoría son padres. Y quiero que nuestras logias cuiden mejor de sus miembros. Desafortunadamente, tenemos un historial de perder contacto con nuestros miembros y luego, después de un tiempo, suspenderlos porque perdimos el contacto y no han pagado sus cuotas. Hay algunas cosas que podemos arreglar allí. 

CFM: ¿Qué crees que es el bien que hace la masonería? 
Metroka: La masonería es una institución que promueve la vida moral y recta. Promueve la armonía, la hermandad, ciertamente el alivio y la verdad. Todas estas cosas son necesarias en nuestra sociedad para que podamos vivir libres y en paz. Y creo que si más personas entendieran que la masonería se centra en estas virtudes y se puede aplicar para mejorar a las personas que no son miembros, acudirán a nosotros. Hay muchas cosas que se malinterpretan acerca de la masonería. La gente simplemente se mantiene alejada o dice: Oh, no, no quiero tener nada que ver con eso.. Si podemos comunicar más claramente lo que hacemos y por qué lo hacemos, la gente nos dará la bienvenida y querrá venir y unirse a nosotros. 

CFM: Como usted, muchos masones tienen experiencia militar. ¿Por qué crees que esa conexión es tan poderosa? 
Metroka: Encontré muchas similitudes entre mi servicio militar y mi membresía en la Masonería. De hecho, cuando regresé de mi último despliegue en Irak, comencé a experimentar algunos efectos negativos graves de ese servicio de combate. Y en gran medida encontré alivio en la logia masónica. Las cosas que experimenté y las cosas que perdí, pude superarlas gracias a las amistades que tenía con mis hermanos, muchos de los cuales no eran veteranos, pero algunos sí lo eran. Y creo que es porque tengo un nivel muy fuerte de confianza en mis hermanos y pude abrirme a ellos de una manera con la que no me sentía cómodo abriéndome a los demás. Por eso creo que existe una conexión natural real entre organizaciones como la masonería y los veteranos militares. 

CFM: Mencionó su despliegue en Irak en 2003. Supongo que eso significa que estaba presenciando combates activos en ese momento.
Metroka: Durante ese despliegue, mientras estaba en Babilonia, fui ascendido a coronel. Por lo tanto, mi experiencia sería muy diferente de lo que uno podría imaginar que experimentaría un soldado de primera clase o un cabo de lanza que lleva un rifle. Pero me dispararon muchas veces. De hecho, a veces, cuando estaba en el aire en un helicóptero, me dispararon. Entonces vi mucha muerte y destrucción, que no puede evitar afectarte.   

CFM: ¿Qué más crees que te llevaste de tu servicio? 
Metroka: Me alegra que hayas preguntado eso. De mi tiempo en el servicio me llevé una comprensión mucho más clara y profunda de la esencia de la humanidad, tanto buena como mala. Aprendí que todos tenemos la capacidad de hacer el mal. Todos tenemos la capacidad de ser personas horribles. Pero debido a nuestra educación, nuestro entorno y nuestro deseo de hacer el bien, elegimos el camino alternativo. Algunas personas no lo hacen. Pero en general, la gente que conocí en Irak, Kuwait, Bahréin y el Lejano Oriente somos todos muy similares. Todos queremos las mismas cosas. Queremos un lugar digno para vivir. Queremos una forma razonable de ganarnos la vida. Queremos que nuestros hijos reciban una educación. Queremos vivir en paz y no ser tiranizados por nuestro gobierno ni por nadie más. Principalmente queremos felicidad. Y creo que eso es cierto para los seres humanos independientemente de sus circunstancias y su país.  

CFM: ¿Cómo crees que será la masonería en el futuro cercano? 
Metroka: Comenzaré diciendo esto: es un error común pensar que la masonería nunca cambia. De hecho, la Masonería ha ido cambiando desde sus inicios y ha seguido cambiando a medida que la sociedad ha avanzado para satisfacer las necesidades de la sociedad de ese momento. Entonces, en el futuro, la masonería será muy diferente a como era, incluso antes de la pandemia. Sabemos que ha cambiado mucho desde la pandemia; Estamos modernizando muchas de las formas en que nos comunicamos, nos reunimos e interactuamos con el público. 

Lo que creo que va a suceder en el futuro para la masonería es que todas las diversas tradiciones de la masonería, algunas de las cuales son bastante diferentes a la nuestra, comenzarán a unirse. Comenzarán a comunicarse entre sí y a trabajar juntos por un bien mayor. Entonces, de lo que estoy hablando es que en California hay probablemente 20 tradiciones masónicas diferentes. Los tres principales son nuestros. Gran Logia, la Gran Logia Prince Hall de Californiay la Gran Logia de Irán en el exilio. Pero hay muchos otros. Y la mayoría de ellos están haciendo grandes cosas. Si todos nos reunimos, simplemente nos reconocemos y conocemos y luego trabajamos juntos donde hay necesidades que satisfacer, todos se beneficiarán. Creo que ese cambio está a la vista. 

—Entrevista de Ian A. Stewart